jueves, 27 de enero de 2022

Carta de Presentación

 Para una cobertura periodística fuera de la ciudad, me pidieron esta carta de presentación. 



Es todo


S A L U D O S 

martes, 17 de agosto de 2021

La máquina de Escribir

 

Un día en la Academia Práctica Comercial.

 

Esdras Camacho/ relato

 

La máquina de escribir ha sido uno de los mejores inventos de la sociedad civilizada, antes de su aparición, antes cercano a la imprenta estuvo el typografo  y es considerado como uno de los saltos importantes en la universalidad del conocimiento.

 


Yo nací en el siglo XX, y afortunadamente utilicé este instrumento.

 

La descubrí gracias a mi madre que celosamente cuidaba un ejemplar de una maquina de escribir, su aspecto era de oficina moderna, ligera, con un rodillo ergonómico, usaba una cinta de dos colores, rojo y negro, la cinta debía de cuidarse pues de eso dependía la fidelidad de la tinta en la hoja de papel.

 

Para que no destrozásemos con nuestra curiosidad torpe al querer usar su máquina decidió inscribirnos en la gran “Academia Práctica Comercial” de Motozintla, de la profesora Esperanza Calleja.

 

Las lecciones básicas eran estrictas, no alzar los codos al hacer movimiento, no usar corrector y no ver el teclado, para lo cual había una tela gruesa que se amarraba a la mitad de las viejas máquinas, a fin de que los dedos estuviesen en la oscuridad bajo la tela.

 

Asdfg ñlkjh asdfg ñlkjh asdfg ñlkjh …. (60 veces) primer lección

Qwerty poiuy qwert poiuy qwert poiuy … (segunda lección)

 

Los cuatro dedos de ambas manos para cada una de las teclas de afuera hacia adentro, el índice repetía dos teclas, el pulgar de la derecha para la barra espaciadora.

 


La maestra de edad indefinida, pero adulta mayor, entraba a la sala con elegancia y luego luego a supervisar con ojo avizor cualquier falta, mientras recorría los dos pasillos donde cabían sobre unas pequeñas mesas al centro   12 o 13 estudiantes incómodamente sentados con los pies recogidos y la espalda rígida, que era la cantidad de máquinas útiles.

 

-           ¡Ey, tú, esa bola de papel a tus pies!, ¡El borrador se inventó para la escritura a mano, no para comérselo, voy a decir a quien viene por ti que no te den de cenar, ya que te llenaste con tu borrador!, ¡Un favor, utilicen zapatillas señoritas, una buena apariencia es necesaria, pero no vengan chancludas!, ¡La espalda derecha, somos secretarios no changos!, ¡Menos ruido, nada de aporrear teclas, es suave y delicado los golpes sobre las teclas!, ¡Chiquis, ese chicle… otravez!.

 

Y así…  día con día.

 

Hay que decir que del total de las máquinas de escribir las número 5, 7 y 12 le faltaban teclas, por lo que la profesora omitía el castigo al ver que la plana no incluía la z, la letra o y el número ocho.

 

Los valores aprendidos además de la excelencia, era la constancia, la persistencia y la paciencia, pues, si la lección tenía más de tres errores ortográficos debía de hacerse dos veces la plana mecanografiada.

 

Yo iba en la tarde, porque en la mañana iba a sexto grado de primaria, aunque también había un turno matutino, la modalidad era Mixto, es decir para hombres y mujeres.

 

A esa escuela acudían adolescentes que buscaban graduarse con la carrera técnica de Secretario Taquimecanógrafo, Ejecutivo, Auxiliar Contable y Contador.

 

Las clases para mi iniciaban a las tres de la tarde, y concluían a las 6. Pasaba de mecanografía, a taquigrafía, de ahí a Aritmética avanzada, Calculo Mercantil y Nociones de derecho. A la segunda clase había un receso de 15 minutos, en ese lapso se iba de compras a las tienditas de la esquina, al parque central y en mi caso, de volada a las maquinitas de videojuegos o de plano a callejear para no volver hasta el día siguiente.

 

Cuando la profesora descubrió mi plan, me guardaba la mochila para que no pudiera ausentarme o también pedía que mi bicicleta, que era el medio de transporte que acostumbraba en la época, la dejara cerca de la dirección y así percatarse en caso de cualquier plan de fuga.

 

-           “Esdras, su padre paga 56 pesos al mes de manera puntual,  y no voy a permitir que usted derroche esa inversión, usted mientras yo esté acá se gradué o no se gradué, algo aprenderá”.

 


Con trece años de edad, mi ambición más inmediata era descubrir que había para con los que tenían la tarde libre y deambulaban felices explorando el mundo, aunque efectivamente, luego de los 30 meses, obtuve el título de Secretario Ejecutivo, la entrega de documentos fue en el auditorio, asistieron la familia de los graduados y en la música estuvieron tocando “Los Tropicales” que era el grupo local de música, de moda en ese año, en 1992.

 

En la universidad fue cuando más usé la máquina de escribir, pues la carrera que estudiaba lo demandaba, agradecí la habilidad para tundir teclas, y es la hora en que cuando estoy frente a alguien que aporrea teclas, me limito las ganas de decirle: “Deme permiso que ocupe su lugar para que yo termine y haga bien su trabajo.

 

Obvio soy experto en ASDFG ÑLKJH, ASDFG ÑLKJH.

 

 

 

miércoles, 16 de junio de 2021

Es medianoche en Motozintla

 Es medianoche en  Motozintla

Un trinar de eclipses 

toda su fama y su leyenda

fuente, camino y arrullo. 


Los astros

 enganchados juegan a 

tejer la plata de los  techos de la ciudad

Es medianoche en  Motozintla

Sueñan sus moradores 

La vida se inspira

 

Despega con ventaja 

La brisa.


Se me ocurre quieres escuchar esta historia. 

continuamente: "... Es medianoche en Motozintla". 


jueves, 10 de junio de 2021

Fruta Azufrada

 Fruta azufrada 


Relato/Esdras Camacho 


*Fruta Azufrada* 


Me dio añadir como amigo en el Facebook, y dijo que me extrañaba, yo dudé de quien se trataba, pero más tarde, sin más ayuda que mi recuerdo, la reconocí, aunque en el Facebook escribiera su nombre completo, era lo último que podría acordarme de ella.  


 


A través del Messenger me escribió  


¿Cuándo te veo? 


Sin ningún interés por que nos viéramos, respondí breve: “pronto”.  


 


Ese romance, había sido un buen sosiego para un alma como la mía, que no buscaba anidar en ningún hogar y ella había ofrecido sexo y conversación nocturna, esa época en que, debido a mi trabajo eventual en las radiodifusoras, me habían asignado la plaza de locutor en la única estación de ese lugar cercano a Tuxtla.  


 


Mi actual situación era estable, no tenía ya el mínimo de los pesares de aquellos tiempos en los que mi tristeza era no tener conflictos, y me aburría.  


 


 Habían pasado trece o catorce años de aquellos sentimientos.  


 


Me avisas, y voy a donde tu digas. Me dijo.  


 


Unos veinte días después le anuncié mi viaje a Tuxtla, el motivo sería exponer unas obras fotográficas en el Centro Cultural Jaime Sabines.  


 


Te veré a las ocho de la mañana, en el café que está próximo... ¿Y sabes qué? Me escribió. “Estoy nerviosa”.  


 


Llegué y me ocupé en descargar los cuadros que llevaba para la exposición, cuando hube de haber entregado la mercancía, me fui a donde habíamos acordado.  


 


Había olvidado su rostro, pero ella no dejó de verme con su estimulante sonrisa, desde que abrí la puerta que da acceso al lugar.  


 


Ella sorbía el café velozmente, supuse que tenía prisa porque saliéramos. Imaginé que deseaba fuésemos directamente al hotel, aunque yo prefería dormir, antes que cualquier otra cosa.  


 


En el auto, con rumbo al hotel, no hablamos demasiado, sobre todo porque yo había adquirido el habito de ser discreto.  


 


¿Qué piensas? Dijo 


Lo mismo que tú. Contesté 


(Hubo risas de ambos) 


Es preciosa tu sonrisa, y esa risa es la que me tiene acá. Dijo.  


 


Subimos a la habitación, y no hubo mucho que nos sorprendiera, dos camas matrimoniales, sobre colchas limpias de un marrón descolorido, una televisión moderna, paredes impecables y aire acondicionado.  


 


Expresé la convencional frase “Al fin solos” y reí. Le dije quédate en la cama que está cerca de la puerta, por si deseas huir, aun estás a tiempo.  


 


Entró al baño, y dijo que tomaría una ducha, yo me acosté frene al televisor a ver cualquier cosa.  


 


Salió y de inmediato se aventó sobre mí, diciendo ¡báñate! Me hice a un lado y le propuse que viéramos algo en la tele.  


 


Vamos hay que desquitar el precio del hotel, dijo.  


 


Jugó con mis partes y se deshizo pronto de la toalla que la envolvía, se acurrucó a explorar con su boca los rincones más henchidos de mi bajo vientre.  


 


El juego era de dos y, al hacer mi parte, percibí un olor que parecía estar inundando toda la habitación, era un olor fétido, desagradable, era ese olor, del que huirían los asquerosos recalcitrantes, yo nunca he sido uno de ellos.... pero de verdad era fastidioso, iba mucho más allá de lo normal.  


 


Demoré en concluir lo que había que demorar. En mis adentros había dicho que todo el placer era mío, y no de ella, pero estaba sucediendo todo lo contrario, debido a ese penetrante aroma. Todo el placer era de ella.  


 


No me apreté la nariz, para no herir sus sentimientos, pero era imposible ocultar el desagrado que provocaba esa peste.  


 


Me explicó que era un asunto del que ya estaba ocupándose con su médico que le estaban dando tratamiento desde hacía poco, para disminuirlo y erradicarlo.  


 


De acuerdo, ojalá haga efecto pronto. Le dije.  


¿Qué tal estuve? Dijo.  


Aprobada, quiero repetir.  


Tranquilo tendremos toda la noche. Respondió.  


 


Le dije que iría a hacer unas compras solo, que deseaba atender unos temas, en los que no podía ser acompañado, y era cierto, pero también deseaba escapar de ese lugar cuanto antes. 


 


Volveré de prisa. Dije.  


 


Mientras salía pensé en no volver de veras, pero mi equipaje estaba ahí. Me alejé y el aroma estaba tatuado en mi piel, era lo que había hecho que me alejase aquellos años, ahora lo recordaba. ¿Cómo pude olvidarlo? Ese olor, ese desagradable olor. Dicen que las mujeres saben a limón y sal, pero esta, ésta sabe a alimento para peces descompuesto.  Me iba acercando a mi destino, y mentalmente hacía el balance, si perdía o ganaba si dejaba mi equipaje en el cuarto, y no volvía.  


 


No regresé esa noche, al día siguiente fui por mi equipaje. Ella se había ido, pero el olor no, el olor no se iría hasta quien sabe cuándo.  


 


Me escribió un mensaje en el celular, que reprochaba mi abandono.  


 


Lo leí y después la bloqueé de mis contactos.  


 


Así debió estar siempre.  


 

Hay cosas que no pueden esperar

Guión de Cine
 #EsdrasCamacho
 - Hay cosas que no pueden esperar 

 RESUMEN.- Un hombre de edad avanzada se encuentra esperando el momento de reunirse con sus hijos para conversar y tener la felicidad por festejar su cumpleaños juntos, pero no contaban con una sorpresa que impedirá concretizar el anhelo del señor. 

 PERSONAJES.- 
 1. (HOMBRE) SALVADOR 80 AÑOS 
 2. (MUJER) CHANITA 79 AÑOS 
3. HIJO 1 – 33 AÑOS 
4. HIJA 2.- 36
 5. HIJO 3.- 42 
6. NIETO 1 – 12 AÑOS 
7. NIETO 2 – 14 AÑOS 

TOMA 1.- LA CONVERSACIÓN EN EL CELULAR CLOSE UP A MANOS Y OJOS DE TODOS QUE TECLEAN MENSAJES EN EL CELULAR. 

 Explicación.- Don Salvador cumple años el día miércoles 19 de mayo de 2021, hace la invitación a través de un mensaje de voz en el celular, a sus hijos que viven en la misma ciudad para acompañarlo a una comida en la que él agradecerá arribar a la edad de 84 años. Aquí el diálogo El mensaje dice: Papá: Mi corazón se llena de gozo al tomar este instrumento de la tecnología para expresar mi deseo de que nos veamos por lo menos una vez en lo que va del año, con motivo de mi 84 aniversario, espero que pasemos un momento de alegría, ustedes serán mi mejor regalo. 

Hijo 1.- Responde ... "Felicidades papá... 
 hija 2.- Es un bello momento 
hijo 1 ¿Podríamos reunirnos el domingo?... yo estoy muy ocupado entre semana. ¿Si? 
hijo 3.- Si me parece bien, el domingo, porque me sucede igual, el miércoles es el peor día para encontrarnos, voy y vengo, así estoy todo el día en mis asuntos. 
 hija 2.- EMOJI TQM 
hijo 3: ¿Qué les parece mi propuesta? 
hijo 1.- Se aprueba. También yo tengo cita con ejecutivos. El domingo iré a un compromiso social fuera... mejor el sábado 
hija2 - ¿Papá, puede ser el sábado? 
Papá.- pónganse de acuerdo ustedes, ya saben yo siempre estaré acá. 
Hijo 1.- ya dijo papá que el sábado
Hijo 3.- Domingo, no hay que ser. 
hijo 1.. Está bien, cancelo mi desayuno con la suegra, aunque me dé tristeza (emoji risas) 
hija 2.- Domingo, me parece bien 
hijo 3.- que quedé así entonces. 

 TOMA 2.- El encuentro 
Explicación.- Todos con ropa de fiesta y algunos presentes arriban al hogar de su infancia. El domingo a las 7 de la mañana, el hijo uno, lleva un gran arreglo floral y lo deposita en el centro de la mesa, saluda a su madre que está preparando hot cakes. 
 Hijo 1.- ¿Dónde están los demás? 
Mamá.- ¿Quiénes, tus hermanos?.... siéntate hijo por ahí vendrán. 
 Hijo 1.- Esta bien, así aprovecho para ver mis redes sociales. 
 Hijo 3 (entrando a la casa, carga una bocina y un micrófono... busca el contacto para enchufar el equipo. Detrás de él va su esposa e hijos. La esposa saluda y los adolescentes (2) se sientan en la mesa.
 Adolescente 1.- ¿Y el abuelo? 
Adolescente 2.- Mamá Chinita y el abuelo 
Mamá.- Aun en su cuarto, raro, pues el miércoles se levantó muy temprano y se puso sus mejores prendas, ya que deseaba estar presentable para el encuentro con ustedes. 
 Hijo 3.- (dirigiéndose a hijo 1) busca en el celular la canción de Lorenzo de Monteclaro, solo la pista, hoy le voy cantar a mi papá su preferida. 
 hijo 1.- voy 

El padre está postrado en su cama, al parecer descansa, pero sus ojos se abren asustados primero, luego tiene algunas contracciones y espasmos, tose, y luego cierra los ojos mientras cambia su postura. El señor Salvador, tiene un infarto, y mientras ocurre, comienza un flashback en donde él se ve a si mismo,(de joven) recibiendo a uno de sus hijos recién nacido de mano del cirujano y agradece al cielo la bendición, luego jugando a hacer ejercicio con sus hijos en un parque, también se ve de niño con el uniforme escolar yendo a la escuela con su hermana mayor, aprendiendo a conducir un auto, comprando su auto, cocinando para su familia, leyendo un libro, nadando en un lago, haciendo caminatas, comprando una mascota, yendo de compras al mercado, montando bicicleta, columpiando a sus sobrinos, abrazando a sus amigos, pintando su casa, besando a su esposa, contemplando el horizonte mientras oscurece. 

 Hija 3.- (llegando) siempre me pasa que soy la última... (Viendo a los demás) ¿Dondé está papá. Yo traje el pastel, ayúdenme a sacarlo del carro. ¿Alguien? (Nadie se mueve) 
Hijo 1.- Y como estuvieron el miércoles mamá... ¿vinieron sus amigos? 
Mamá.- ¿Cuáles, si ya el año pasado se le acabó de morir el último?.
 Hijo 3.- expresa consternación: Mamá y tu cuantos cumples y ¿Cuando? 
 Mamá.- ¿Cómo no lo sabes, y yo si él de ustedes y el de cada uno de tus hijos, hasta el de mi nuera me sé?. ... a ver acuérdate. 

El hijo tres termina de conectar el equipo y se escucha una voz de locutor: "Según información de la secretaría de salud, el conteo de ciudadanos vacunados en el territorio nacional es de 56 millones, y planea en solo tres semanas más completar el total de los ciento veinte millones... y en otras noticias México obtiene su tercer título miss universo con la participante Adriana Meza, tendremos la entrevista completa... esto y más aquí en Panorama XI Noticias, soy Esdras Camacho Jagger .... comenzamos el resumen de noticias hoy domingo 23 de mayo de 2021". 

 Hijo tres apaga el sonido. 
 Hija 2_ ¿Qué onda con mi papá? 
hijo 1.- Toma el micrófono y pronuncia_ papáaaaa papá... parodia "En la fresca y perfumada mañanita de tu santo... recibe mi bien amado, la dulzura de mi canto".... 
 Adolescente 1.- eso tío Adolescente 
2.- Abuelito chava.... abuelito chava 
Hija 2.- Mamá háblale a mi papá
Hijo 3. Hablando bajito con hijo 1 "oye... no estará enojado con nosotros". 
 hijo 1.- ¿Porqué? 
HIJO 2.- ¿Cómo porqué?. pues no vinimos el mero día, solo hasta hoy. 
Nuera: (acercándose a la puerta de la recamara donde está don Salvador) Suegro, soy Nati, ya estamos acá todos, unas disculpa por no haber venido el mero día, pero tuvimos varios compromisos, con el trabajo y mi familia. Pero mi mamá me pidió le saludara y le entregara sus tamalitos "mudos" como usted le llama. Además pasamos a comprarle su caldo de gallina, hoy domingo día de mercado, salga está calientito y recién hecho. La cámara enfoca a don Salvador que tiene una expresión de paz y con las manos entrecruzadas como santo. 

Hija 3.- Mamá dónde está la llave del cuarto de papá Mamá.- Voy a traer a la alacena ¿Qué raro, si nunca le pone llave?
 Hijo 2.- (Hablando frente a la puerta de la recámara) Papá perdón pero el miércoles si francamente fue imposible para mi y para todos, ya olvídalo, lo importante es que ya estamos hoy todos. 
 hijo 1.- Si papá ya discúlpanos, no vaya a ser mucho tu berrinche. hoy tienes derecho , pero nomás no te pases.

 La mamá llega con las llaves, se las da a la hija. La hija entra primero y después la mamá.... 

 Toma 3.- La Recámara 
Explicación.- Entran confiados a dar la sorpresa al cumpleañero y se percatan con toda la incertidumbre de su fallecimiento. La señora habla (ya dentro de la recámara)
Mamá.-  Chava amor, llegaron tus hijos. levantate. ¿O si deveras estás enojado) 
hija 2.- ¿papá? me oyes papá papá papá ( ya en sollozos) 
Hijo 1.- desde afuera papá muchas felicidades!!! 
hijo 3.- Ya con la música entona una estrofa de canción. pero es interrumpido sin completarlo. la hija 3. grita con angustia papá 
hijo 1.- entre y sale rápido haciendo con la cabeza movimientos negativos. 
hijo 3.- apaga el sonido y entra Mamá abraza al señor inmóvil, luego el hijo tres abraza a hija dos, y llama a sus hijos y nuera para que le acompañen. 
 Nuera: Murió feliz, véanle su rostro, de seguro escucho todo. ... aun está caliente su cuerpo. 

 VOZ FINAL PRESENTADOR Que no se te pase la oportunidad de reconocer a tu padre el privilegio de ser tu hijo, o ¿Esperas una ocasión especial, en la que ya no pueda escucharte?. Ellos se merecen cualquier sacrificio, pues a su vez han hecho su mejor papel como seres humanos al darnos lo mejor. Si aun lo tienes y lo amas, demuéstraselo.

Episodio 12 El poder de las palabras