domingo, 22 de septiembre de 2013

La gula urbana

Andanzas eusebianas
La gula urbana

Eusebio Ruvalcaba

Todos comen todo el tiempo.
Todos beben todo el tiempo.
Caminas por la calle
o por la entrada de las líneas del metro
y observas a la gente amontonarse en los puestos
de tacos, de sopes, de tortas.
Todos tienen hambre.
Todos tienen sed.
Pero aun cuando esta hambre
y esta sed se sacien,
la gente sigue comiendo,
la gente sigue bebiendo.
Los restaurantes están saturados
y la gente se forma para entrar.
La gente espera.
En las oficinas la gente come,
en los transportes públicos la gente come,
en los conciertos y en las funciones la gente come.
En los baños la gente come.
En las marchas y en las visitas a los museos
la gente come. O cuando menos chupa una paleta.
No cabe un alma más en las cantinas
ni en los puestos de comida en el mercado.
Los refrescos, las cervezas y las aguas frescas
resbalan por las gargantas ávidas.
Si el capitalino se pudiera comer
a su vecino, al que viaja junto,
al que vive arriba, al lado, abajo,
con el que se topa a la entrada o la salida de los vagones
del metro, de las micros, de los taxis,
del metrobús,
se lo comería.
Si pudiera se lo comería.
Bebería su sangre no como un ritual
sagrado
sino como el niño bebe su refresco en el recreo.
Que no comparte.

viernes, 20 de septiembre de 2013

Yo debí ser José Alfredo

Yo debí ser José Alfredo


Yo debí ser jose Alfredo Jiménez
O él debió renacer en mi 

Renacer

Y componer tan bonito
-Mis ojos me denuncian lo que siento,  Mis ojos te lo dicen al mirar

pienso que debí ser jose alfredo. . . 
bebo igual
he flotado maravillosamente 
por el honor de ser amado 
por una dama valiente
he sido paria 
setenta veces siete y 
y  su olvido me he arrastrado. 



debí ser jose Alfredo y  redactar: 

La felicidad que me tocaba ya me tocó

Los años venideros, ya me sobran desde hoy

Es preferible vivir nomás poco

Con el caudal de amor que ya me diste. 



Esta canción no es una queja, es una botella que he consumido 

y es tonto exigir se vuelva a llenar así nomás

amé, me amaste con locura con ternura, con dulzura humanamente 

pedir la perfección sería traicionarnos. 



He mirado palacios, he estado en cualquier sitio  y

 no he hallado media mujer que se parezca a ti

quería aprender de tí, ese era mi empeño

 la vida me puso un reto y no lo logré. ....

y si no aprendí a ser para tíel típico hombre de bien. 

digo: la felicidad que me tocaba ya me tocó. 


Estamos ahora cada cual en su casa 

llevo grabado en el corazón una lección: 

te amé, me amaste con locura con ternura, con dulzura 

humanamente 

pedir la perfección sería traicionarnos. 



miércoles, 18 de septiembre de 2013

¿Qué hora es?

Ignoro la hora

escucho música cristiana

las frases son

"Dios quiere decirte algo extraordinario"

"Dios te conoce"

Dios, sabe de la lucha en tu corazón"

Pienso, ayer ya tarde vine a esta casa en donde me arrendaron hace diez años, o más.

Tuve suerte, la señora me permitió dormir en el pasillo, vil borracho de cuarta categoría.

Estoy pensando si no hice otro desmán.

Pinche papelito pendejo que prometí nunca volver a hacer, pero ya es conocido eso de que nunca digas nunca.

Hoy, hago el llamado que siempre cuando me levanto
maldición, maldición, maldición
porque tengo que de nuevo empezar a caerle bien al mundo
si ya está comprobado.

La vida es una ruleta que gira a ritmo vertiginoso, me levanto, vuelvo a subir, me caigo, me subo de nuevo, me levanto cada vez más maltrado por la negatividad que encuentro a cada paso.

¿Ahora que pasó?

lo de siempre

mi boca me ha echado a perder, he mordido la mano que me da de comer.
así me siento,
es mucho mi veneno que en vez de convertirlo en positivo, se desborda hiriendo a quien tanto quiero.

y si me humillo para suplicar perdón.
pero tendrá caso
no será suficiente sus palabras
para acallar y recomponerme
tengo inclinación a autodestruirme.
pienso que inconscientemente,
quizá no.

Quisiera seguir durmiendo, pero será en otra parte, para algo pagué el hotel.
que si no me apuro sacarán mis cosas fuera.

y la letanía en la grabadora.

Hoy es el día en que Cristo quiere hacer algo por ti.

Si  tan solo pudiese borrar lo que pensé, y dije, lo que escribí sin pensar en las consecuencias.
si pudiese arrancar de mi corazón tanto veneno.

Ir a una iglesia a suplicar....

No pues, mejor no.

Solo espero la luz de su voz, no la de Dios, porque ahora como buen mortal, lo que requiere es solo la mano de ella.



martes, 17 de septiembre de 2013

Ciudad de Dios.

http://www.youtube.com/watch?v=U7vmxdGIjxY

¿Ya viste ciudad de Dios?

Yo la ví hace diez años... pero no me dejaron entenderle. ...mucha bulla.

Se que vale la pena, por eso la compré.

Hace unos días la ví.

Narra la historia de una ciudad brasileña que fue creada para aliviar un tanto la pobreza de la periferia de Rio de Janeiro y Sao Paolo.

Dice el narrador, todo aquel sin casa era enviado mediante ciertos acuerdo y convenios a "Ciudad de Dios".

Un mágico lugar en el que sigue habiendo pobreza y el sentido de la exclusión.

Los chicos juegan al fútbol tarde con tarde y lo más grandes comienzan a delinquir primero como juego, luego como oficio.

Se centra la historia en un trío llamado ternura, en el que delinquen sin saber que la vida es breve y terminan entregando su energía a la muerte.

Un chico de alrededor de diez años, con asombrosa capacidad para organizar crímenes, comienza a ganar fuerza en las favelas.

Daviño, o datditos, quien despúes cambia de nombre al Pequeño Zé, es apoyado por un compañero de infancia, amigo de toda la vida, Benn..Toda la película se enfatiza esa amistad de niños, tornada en amistad de adolescentes y adultos jovenes.

Escenas sangrientas y bizarras, envueltas en sonidos ambientales de las calles de las favelas más peligrosas, movimientos de cámara cual si fuesen documentales, grabados en cámara escondida.

Benn, decide cambiar de vida, y organiza una fiesta, por su carácter bonachon a pesar de ser delincuente, le aman hasta los feligreses de distintas religiones.

En la fiesta obsequia una cámara a un joven que  es consumidor de marihuana, al notar que la simpatía de Benn, no es toda para él, Pequeño Zé, forecejea con su amigo, cosa que es aprovechado por un miembro de una pandilla rival para asesinar a tiros a Benn.

Ahí Pequeño Zé, llora amargamente el descuido.

Esa es la escena que más me emocionó. Porque habla de todas las pasiones que tenemos, de la más negativa es la de los celos, los celos que puede llegar a hacer que destruyamos lo que más queremos.

Concluye la película cuando ese joven se vuelve fotoperiodista y consigue retratar  nitidamente lo más real de la vida común en ese lugar, "La ciudad de Dios".-

jueves, 12 de septiembre de 2013

Periodista

Periodista en activo*

Se pone ciertas veces de moda auto nombrarse periodista independiente, y la independencia es un tanto cuestionable... Pues si no dependes de nadie, entonces quien te acredita que eres periodista y de que tipo eres, de los ultras, o de los moderados. 

¿Quién te dice que eres objetivo?

¿Quién te publica los reportajes que elaboras?

¿Quién te toma en serio?

El colombiano premio nobel de Literatura  Gabriel García Márquez, ha dicho en repetidas ocasiones, ser periodista es el oficio más bello del mundo. 

Lo insiste,"Antes de ser novelista, soy periodista.... Todo se lo debo al periodismo"

¿Un premio nobel de literatura podrá equivocarse?. 

¿Quién dice que sí?

Mientras tanto opino que el ejercicio del periodismo por vocación deberá tener al menos los lineamientos del bien pensar, bien hacer y el bien ser, ¿Suena muy utópico?.- Pues si. Es honesto reconocer que ser periodista es ser un agente (no mudo) de la evolución del mundo. 

Su voz, si es o no creíble dependerá del contexto y de las personas que lo lean y le escuchen y le lleguen a conocer. 

Soy periodista, me gusta serlo, aunque por el momento ninguna empresa tipo Televisa, Teleformula o Tv Azteca sepa de mí. Tampoco Radiofórmula y sus filiales. 

Soy la voz que comunica, sabedor y consciente de que tal vez el mundo no me tome en serio, pero esa es la consigna que se abraza cuando uno decide ejercer el oficio, no estarás bien boca de nadie, más que en la tuya misma. 

He cubierto algunos conflictos sociales, pocos en realidad, pero suficientes para sentir que bien podría ser mi última experiencia como reportero. El pálpito último de un corazón loco y valiente, como me dicta mi conciencia que conviene que algunas veces sea un reportero. 

Loco, porque la sociedad por los cánones y esquemas ya abres sus ojos a la innovación y todo aquel que no encaja en esos estilos del periodista encorbatado o con su chaleco caquis de andar perezoso y encorvado, se les tilda de locos. 

Valiente, porque además sueña que su conducta vale quizá el gusto de ofrendar neuronas y la vida misma al servicio de la sociedad, y es entonces un acto de amor. 

Y como todos sabemos, el amor es lo que los seres humanos - y sin que suene a eslogan del gobierno del estado- "NOS UNE".