lunes, 27 de agosto de 2012

TENGO VERGÜENZA



de mis dedos, que escriben disparates

de mi boca que pronuncia inconexos

de mi cabeza, que infiere, interpreta y supone

de mi alma, carente de simpatías

de lo diletante de mis talentos

de la pobreza de vocabulario

de la falta de ideas ambiciosas

de lo cobarde que es mi corazón

del dolor innecesario y gratuito

de mi simpleza y ordinariez

...

algunas veces

No hay comentarios:

Publicar un comentario